Cómo crear protagonistas que encanten al lector

Hoy vamos a hablar de  los protagonistas de las novelas románticas. Cuando comienzas a leer, deseas encontrar personajes que te cautiven y eso, sinceramente, no es tan fácil de conseguir.

En las novelas románticas suele haber una pareja (a veces varias), que, independientemente del sexo, comienzan una relación de amor/odio, o de amor con conflictos, etc. Claro que del conflicto, hablaremos en otra ocasión.

El protagonista de tu novela debe tener una historia interesante, no ser superficial y sobre todo, el lector o lectora debe creerse que podría existir (incluso si es un elfo, como en El árbol de los elfos, de Tamara Gutiérrez).

Para ello, es muy práctico crearse unas fichas de personaje, y describir muy bien cómo es, aunque todo lo que pongas no vaya a aparecer en la novela. Por ejemplo:

Ana ha sido abandonada de pequeña, por eso ahora es superprotectora con su pareja.

Puede que no necesites contar lo mal que lo pasó Ana de pequeña, pero puedes mostrar cómo es ahora y cómo se comporta con su pareja, quizá hasta agobiarlo, y es por eso que él la dejó. En la novela, ella tiene que aprender a no ser tan protectora con sus parejas.

Como veis en este ejemplo, Ana tiene un pasado con un conflicto. Ella se comporta de una forma en la actualidad, al principio de la novela, y finalmente, ella deberá cambiar (lo que se llama el Arco de Transformación del personaje) al final de la novela.

Todo ello le va a dar una gran profundidad al carácter de Ana; el lector o lectora posiblemente empatice con ella y aunque no haya sufrido el abandono de sus padres en la infancia… ¿quién no se ha sentido abandonado alguna vez en su vida?

En la ficha que te comentaba anteriormente, además de estos conflictos posibles de su pasado, es interesante poner:

Una descripción física lo más completa posible: altura, complexión, color de ojos, de cabello, color de piel, forma de vestir, estilo al caminar, forma de hablar…

Sus estudios, profesión. Aunque aparentemente no lo vayamos a explicar en la historia, todo ello es importante para conocer su personalidad.

Sus aficiones, sus gustos personales. Puede que luego cambie, pero ahora, ¡te interesa saberlo todo!

–Como te he comentado antes, también define si tiene algún tipo de conflicto, trauma, problema, y por supuesto, las cosas buenas que le han pasado.

Conociendo a tus principales personajes, la trama va a ser mucho más redonda, más acabada, porque serán personajes complejos.

¿Conoces la teoría del Iceberg? Así es como se ve un personaje:

En la novela vemos la parte más superficial, cómo es físicamente, y su comportamiento aparente. Pero las razones de su comportamiento están en la parte inferior, donde actúa el subconsciente. Por eso, si tú conoces bien a tu personaje, no solo será más creíble, sino que tendrá coherencia en su forma de ser.

Consejo: hazte con unas fichas o recorta folios, hazlo con algún programa de tratamiento de textos, pero ¡hazte fichas!. Necesitarás al menos dos, de los dos protagonistas principales. Pero si deseas hacer de los personajes secundarios, puedes hacerte una plantilla algo más reducida.

Verás como tus novelas ganan en calidad.

¿Alguna pregunta? ¿Alguna aportación? Deja tus comentarios aquí mismo y los contestaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *