¿Cómo empezar a escribir?

Muchas veces te has planteado que te gustaría escribir alguna historia, pero no te atreves, o no sabes cómo comenzar.

Quizá estás leyendo alguna novela romántica y se te ocurren algunas ideas, pero después piensas… ¿por qué voy a escribir yo una novela? ¿quién soy yo para hacerlo?

Escribir, como nos cuenta nuestra autora Noemí Quesada en esta entrevista es una terapia maravillosa, beneficiosa y curativa, y por eso es que a lo mejor puedes darte una oportunidad para plasmar esas historias que tienes arrinconadas y darles la oportunidad para que otra persona pueda leerla.

Por eso, en este artículo os queremos contar algunos tips para comenzar a escribir, sobre todo, si es tu primera vez.

El primer tip y más importante, fundamental y que sin él no vas a poder escribir nada de nada es este:

No te juzgues.

A veces empiezas a escribir, relees y te parece horrible, y por ello, dejas de hacerlo y recoges esa oportunidad quizá, de dar a luz esas historias.

¿Crees que a todas las escritoras les gusta lo que escriben y más siendo el primer libro? No. Pero continúan y por ahí viene el segundo tip:

Persevera (y sé constante)

Si tú escribes cada día 500 palabras, dentro de un mes ya tendrás 15.000 lo que es una novela corta. Y en un documento de texto, una página tiene aproximadamente entre 800 y 1000 palabras, así que ¿eres capaz de escribir una sola página cada día? yo creo que sí.

Lo importante de todo esto no es que escribas 500 o mil sino que lo hagas cada día. Algo que funciona bien es hacerte un calendario (yo lo tengo en un excel) y apuntar cada día cuántas palabras escribes. Te darás cuenta de lo que avanzas, y si algún día no lo haces, tampoco pasa nada, pero si te acostumbras a que cada día inviertes una horita o cinco, las que tú quieras en tu novela, dentro de un mes, ¡habrás llegado muy lejos!

Vamos con el siguiente tip:

No te dejes influenciar por los que te quieren.

Tu novela es tuya, y sé de muchos escritores noveles que escriben un capítulo y lo dejan a leer a personas que quieren, o sus amigas. Las amigas dan su opinión con todo el cariño del mundo, lo sé, pero pueden hacerte cambiar de idea y destruir tu historia. Otra cosa es que aporten un detalle o una idea y que tú le des forma, pero recuerda, ¡tú eres la autora!

A veces es complicado caminar sola, y cuando has terminado el libro te sientes algo perdida, por eso, aquí va el siguiente tip:

Confía en profesionales.

Hay muchas personas que nos dedicamos a ayudar a los autores, pueden ser editores, maquetadores, diseñadores… Puede ser que al principio no tengas el dinero para contratar a gente, pero tienes otras opciones.

Opción 1: puedes presentarte a un concurso. Si ganas, tendrás todos esos servicios y un premio. Si no ganas, la editorial puede fijarse en ti y ficharte. No pierdes nada por probar.

Opción 2: postularte a una editorial, es decir, enviar tu manuscrito. Nosotros ahora mismo estamos recibiendo manuscritos (enlace para ver cómo) y es una buena manera, no solo de tener una editora “sin pagar”, sino que el resto de servicios, maquetar y demás, corren por cuenta de la editorial.

Opción 3: Autopublicar. Si ninguna de las dos opciones te gusta, puedes autopublicar, por ejemplo en Bubok (mira la información aquí), en esta página encontrarás instrucciones e incluso un ebook gratuito de cómo publicar tu libro.

Lo importante es que sigas, que no lo dejes, que no te rindas. Recuerda que si te rindes en esto, es porque quizá tengas esa tendencia a rendirte… así que mantente firme y si tu sueño es escribir, ¡hazlo!

Si quieres, déjame en los comentarios tus principales retos o dificultades para escribir, nos encantará contestarte.

¡Hasta pronto!