¿Cómo somos las lectoras de romántica?

¿Somos especiales? ¿Somos distintas a las lectoras -o lectores- de otro tipo de género?

Puede que sí.

Como editora, como escritora, y mucho antes, como lectora de romántica, creo que hay algunas diferencias con otro tipo de lectoras. Y no es que las lectoras de novelas románticas no leamos nada más. Todo lo contrario, lo hacemos y te cuento por qué.

Somos ávidas lectoras.

Dime la verdad, ¿tienes en tu estantería o libro electrónico libros que no sabes si te dará tiempo a leer? ¿Tienes una lista de novelas que se va alargando poco a poco?

Entonces sí, eres una ávida lectora, tirando a compulsiva. Te prometes a ti misma que no comprarás otro libro, pero pasas por una librería o ves el post de una autora, lees la sinopsis y…. ¡caes!

Sinceramente, no te sientas mal. Mejor ser una súper lectora que no leer nunca.

Somos sensibles y divertidas.

Leemos una novela y nos ponemos a llorar, o nos partimos de risa. Nuestra pareja nos mira como si se nos hubiera ido la cabeza. ¿Todo eso cabe en un libro? ¿En uno solo?

Pues bien, todo eso lo puedes encontrar en un libro romántico. Empatizamos con los personajes y sentimos lo que sienten ellos. ¿Es malo ser tan emocional y empática? Absolutamente no.

Somos inteligentes y tenemos una gran capacidad de concentración

No nos vale cualquier novela. Nos gusta elegir, sabemos distinguir cuando algo vale y cuando no. Nadie nos engaña. Vemos los errores, aunque a veces, como somos empáticas, entendemos por qué ha pasado eso. Y además, nos concentramos en la lectura, metiéndonos en la historia.

¿Te han llamado la atención alguna vez cuando estabas leyendo? Puede que la comida se estuviera quemando o que tu pareja llevase hablando un rato de su trabajo. Y tú, concentrada.

¿Es malo ser inteligente y enfocarse? Imagina la respuesta.

Somos amables con los demás.

Si vemos un error en un libro y tenemos la ocasión de avisar a la autora, lo hacemos. Si vemos que un libro que nos encanta está de promoción, lo compartimos. Ponemos comentarios en las plataformas, valoramos positivamente en público, y pensamos que las críticas (siempre constructivas), se hacen en privado, a la autora directamente.

Sabemos el esfuerzo que cuesta escribir un libro y lo valoramos. Agradecemos el tiempo que un autor o autora ha invertido para hacernos llegar esa historia y lo animamos para que siga escribiendo con nuestras reseñas y publicaciones.

¿Te identificas con alguna de estas características? Estoy segura de que así es.

¿Tienen otro tipo de lectoras alguna de ellas? Posiblemente, y aun así…. las lectoras de novelas románticas  somos esas que creen que los finales felices existen, tenemos confianza y esperanza por  ello y trasladamos ese optimismo a la vida real, aunque por supuesto, sabemos distinguir entre ficción y vida.

¿Qué más añadirías? Me encantará saber tu opinión!!