Entrevista a Noemí Quesada, autora de Mon Petite Mon

Hoy presentamos a Noemí, la autora de Mon Petite Mon, para conocerla más a fondo!

Ella nos cuenta:

Me llamo Noemí Tornero Quesada, tengo treinta y tres años y escribo desde que tengo uso de razón. Al principio de forma privada y más adelante de forma pública con mi blog de cocina “Pasionando”. Esto me hizo dar un paso más y decidí autopublicar mi primer libro bajo el nombre de Noemí Quesada. Di forma a mi blog “Fuegos de Sol” y me lancé a la aventura de hacerlo público de la mano de Amazon, tanto versión de bolsillo, como digital.

Ahí descubrí que mi pasión por la escritura va mucho más allá de un blog y comencé a escribir mi primera novela de ficción. Hasta ahora he publicado seis libros: Fuegos de Sol, Las cosas que algún día te diré, Bilogía “Alas negras” (Vuela conmigo y Siempre contigo), Mon petite Mon y Hola, soy Aaron Wender.

Vamos con las preguntas:

¿Por qué novela romántica y no cualquier otro género?

Me gusta experimentar y mis libros tocan diferentes temas, pero es cierto que es amor está presente en todos ellos. Surgió sin más. Creo que el amor es lo que mueve y el mundo y no podría imaginar una historia carente de él. Con Mon petite Mon me lancé a la piscina y escribí una historia de amor cien por cien, donde todo gira en torno a Mon, la protagonista, viéndoselas entre dos chicos muy diferentes. Me gustó la experiencia, era la primera vez que hacía algo así y me nace natural este tipo de historias donde el amor es el protagonista.

 ¿Cuáles son tus autores favoritos?

Aunque sea el género antagónico, adoro a Stephen King. Su forma de escribir, atraparte, envolverte, para mí es mágica e inigualable. Te lleva directo a su mundo, a sus personajes, por algo es el rey. Tirando hacia la romántica, tengo que decir que recientemente he descubierto a Alice Kellen y me gusta mucho como escribe. Me transmite mucha sensibilidad, detalles muy sutiles y eso me engancha.

¿Qué dificultades encuentras al plantear una historia? ¿Por dónde comienzas?

Yo escribo por intuición. Pocas veces planeo, pienso o me formo una guía. A veces la dificultad para mí es decidir si seguir así o plantear un guion para dar forma a la historia, pero la verdad, lo que más me hace disfrutar es escribir sin ninguna guía, solo dejándome llevar, aunque claro, esto tiene sus inconvenientes, pues la historia tiene que ser verosímil, los personajes tienen que cuadrar con su características, que todo siga una línea coherente, etc. Mis historias las pienso de dentro hacia fuera. Primero identifico el conflicto principal y a raíz de ahí, van surgiendo capas, tramas, personajes, estilo, narrador y tiempo. Lo visualizo como una cebolla pero a la inversa.

¿Dónde te inspiras para personajes y tramas?

En cosas cotidianas. Siempre me ha gustado observar y quedarme con detalles sutiles que aparentemente pasarían inadvertidos. En las pequeñas cosas hay mucho donde escarbar. Mis personajes siempre tienen algo de alguien que conozco. A veces es más evidente, otras más tenue y otras es una mezcla de varias personas o incluso, de mí misma. Todo te puede inspirar si buscas bien y a la vez, nada puede llamar tu atención. Tengo la facilidad también de que tengo sueños muy lúcidos, variopintos y dignos de analizar así que de ahí también saco muchas ideas.

¿Eres escritora de brújula o planeas tus historias?

Como he dicho antes, absolutamente de brújula. Disfruto muchísimo no saber qué va a pasar más adelante, dejándome llevar, viendo qué va surgiendo. Así también siento que no solo estoy escribiendo la historia, sino que también la estoy leyendo y descubriendo. Para mí es fascinante este proceso y creo que por eso estoy enganchada. Después de mi último libro quería tomarme un tiempo sin escribir nada y  centrarme en releer y corregir los anteriores, pero otra idea surgió y ahora estoy metida de lleno y ni idea de cómo acabará. Confieso que también lo uso como terapia para desconectar del mundo, que para mí es necesario de vez en cuando.

¿Dónde te gustaría llegar como escritora?

A ningún sitio y a todos. Jamás me he puesto ninguna meta, pero tampoco ningún límite. Lo de escribir surgió de forma natural, sin pretensiones de nada, ni siquiera de publicar, así que el camino se va haciendo solo y lo único que pretendo es disfrutar escribiendo y que la gente disfrute leyendo mis historias. Eso es para mí lo importante. ¿Tengo un alter ego que se imagina firmando libros por todo el país a lo Elísabet Benavent? Es posible, pero solo es una fantasía divertida. Lo gratificante para mí es que mis historias lleguen a la gente, que les muevan algo por dentro y no los dejen indiferentes.

¿Cómo te ves dentro de cinco años?

Esta pregunta siempre me ha supuesto un auténtico rompecabezas, porque nunca he sido capaz de imaginarme de equis manera en un tiempo futuro. Pienso que hacer eso solo consigue frustrarte si finalmente no lo consigues y me parece algo irrespetuoso y muy exigente para mi yo actual. Cuando te imaginas de una determinada forma, automáticamente desaparecen todas las demás y por consiguiente, te condicionas y se levantan los muros. No quiero hacerme eso. Admiro a toda esa gente que se pone una meta o propósito y es capaz de trabajar y luchar hasta conseguirla, pero yo no soy así (de momento, nunca digas nunca),  Así que dentro de cinco años o de uno, no me veo de ninguna manera y eso me encanta. Que la vida me sorprenda.

¿Cuál es tu siguiente proyecto?

Ahora estoy metida de lleno en una historia que me está dando mucho juego porque todos los personajes desarrollan su propia trama, cosa que libros atrás no me había atrevido. No sé que saldrá de aquí, pero lo estoy disfrutando mucho y creo que el proceso de escritura será largo, así que de momento no puedo pensar en nada más. Son seis personajes diferentes con sus propias vidas. Hay amor y muchas cosas más así que estaré entretenida durante bastante tiempo.

Cuéntanos cuál sería tu día ideal.

Mi día ideal sería poder dormir  hasta tarde, desayunar algo rico, dar un paseo con mi peque y mi perro, tumbarme un rato a leer, sacar mucho tiempo para escribir y a la noche ver alguna película o serie

 ¿Quieres añadir algo más?

Pues siempre me gusta recomendar a la gente (cuando la situación lo requiere) que escriba. Es una terapia maravillosa, súper beneficiosa y curativa. Yo empecé así y creo que soy quien soy a día de hoy gracias a eso. No hace falta que sean historias, solo escribe cómo te sientes, qué piensas, qué te enfada o entristece. Qué o quién te hace sentir bien… Cualquier cosa que se te pase por la cabeza, aunque creas que no tiene sentido. Es increíble, absolutamente revelador.

Nos ha encantado conocer más a fondo a Noemí. Si te apetece leer su libro, aquí tienes el enlace: https://www.kamadevaeditorial.com/libros/mon-petite-mon/